×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Santo Tomás: el origen de nuestra fiesta más popular

Su historia se remonta a los baserritarras del siglo XIX

Ander Pagola Ander Pagola - Redactor

Santo Tomás: el origen de nuestra fiesta más popular

Este año tampoco será tal y como nos gustaría, pero el 21 de diciembre es uno de esos días que están marcados con una cruz en todos los calendarios de Euskadi. Se trata de Santo Tomás, o lo que es lo mismo, un día de música, baserritarras y donde la txistorra, el talo y la sidra son las verdaderas protagonistas. Pero, ¿por qué? ¿De dónde viene esta tradición? 

Para llegar al origen de la fiesta de Santo Tomás hay que remontarse a mediados del siglo XIX. En esa época, y al final de cada año, los baserritarras de las afueras de Bilbao se desplazaban a la Villa para pagar la renta anual de los terrenos que trabajaban a sus dueños. Con el fin de aprovechar ese viaje y de sacar algo de beneficio, además del dinero, los baserritarras llevaban a la Villa productos propios para su venta y trueque.

Así comenzó una feria de productos agrícolas que, con el tiempo y bajo el nombre del santo de la jornada, Santo Tomás, se ha convertido en una de las fiestas más importantes de nuestro calendario. 

Txistorra y sidra: las protagonistas

Si hay algo que se ha mantenido como una tradición inamovible relacionada con Santo Tomás, esa es la culinaria. Un pintxo o talo de txistorra junto a un buen vaso de sidra es, sin duda, una combinación ganadora.

Pocas veces tradición, necesidad y placer han estado tan unidas, y es que, al parecer, esta costumbre culinaria guarda conexión con el imperativo de los baserritarras de saciar el hambre. Tras el viaje y una dura jornada de trabajo nada mejor que un pintxo de txistorra, y junto a este embutido llega la bebida que históricamente ha sido su acompañante: la sidra.

Otra de las cosas que se ha mantenido a lo largo de los años ha sido la oferta de productos artesanos que podemos encontrar en los diferentes puestos que se instalan anualmente en el Arenal o en la Plaza Nueva. Todo un placer culinario al que, en los últimos años, se le suma un ambiente festivo único que hace que esta tradicional celebración se alargue hasta altas horas de la madrugada.

Foto de portada: www.shutterstock.com

Cultura