×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Naturaleza & Bienestar

Nacedero del Urederra: una joya natural de color turquesa

Un espacio digno de cuento de hadas

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

Nacedero del Urederra: una joya natural de color turquesa

Pocas veces el nombre de un lugar ha descrito tan bien y claramente lo que encontraremos en él. Urederra significa «agua preciosa» en euskera, y en el Parque Natural de Urbasa-Andía eso es precisamente lo que encontraremos: un paraíso de la naturaleza con aguas de color turquesa.

En el nacedero del Urederra, declarado Reserva Natural en 1987, encontrarás un espectacular camino de pozas y cascadas cristalinas en pleno corazón de un bosque. Un enclave idílico que, aunque parezca sacado de un cuento de hadas, se sitúa en Navarra y a menos de dos horas de Bilbao.

El color de sus aguas se debe a un acuífero que descansa en el macizo kárstico del Parque Natural Urbasa-Andía. Antes de llegar al nacedero de Urederra, el agua se filtra por las rocas otorgándole unas tonalidades que hacen honor a su nombre.

Limitado a 500 personas al día

Con la intención de mantener y prolongar en el tiempo este atípico y asombroso enclave, son varias las restricciones que tratan de no alterar el ecosistema del nacedero del Urederra.

Es por ello, precisamente, por lo que el baño está prohibido y el límite de afluencia está fijado en 500 personas al día. Además, para visitar el nacedero de Urederra deberás realizar una reserva gratuita en la página web provista para ello.

Una sencilla ruta llena de fantasía


Una vez realizada la reserva, esta ruta llena de colores y fantasía empezará en el pueblo de Baquedano, en un parking habilitado para las visitas. Tras dejar el vehículo en este espacio, previo pago de 4,5€, dará comienzo una cómoda y sencilla ruta de 8km totales.

Desde el comienzo te darás cuenta de que este lugar es algo único, especial. Los colores adquieren otro nivel de intensidad en este espectacular camino de cascadas, pozas y vegetación. 

Al igual que sucede con este tipo de enclaves, las mejores épocas para visitarlo son el otoño o la primavera, pero los tonos rojizos y el mayor cauce propios de estas épocas son solo un añadido. Este paraje es merecedor de visita en cualquier época del año, un espacio de cuento de hadas que tenemos en Euskal Herria y a menos de dos horas de casa. 

Foto de portada: www.shutterstock.com