×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Estas son las mejores sidrerías de Euskadi

Aunque hay alguna en Bizkaia, las mejores y las más auténticas están en Gipuzkoa

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

Estas son las mejores sidrerías de Euskadi

Uno de los espacios gastronómicos más tradicionales y arraigados a nuestra cultura son, sin duda, las sidrerías (sagardotegi en euskera). Estamos ante uno de esos lugares que no pueden fallar en la lista de toda persona foránea que visita Euskadi.

Aunque la temporada oficial de «txotx» discurra entre enero y mayo, algunos de estos templos gastronómicos ofrecen el clásico menú de sidrería durante todo el año. Esta oferta se compone, casi siempre, de chorizo cocido o a la sidra, tortilla de bacalao, bacalao frito con pimientos o en salsa y chuleta. Espera, que falta el postre: nueces, queso, membrillo y, si hay suerte, también tejas y cigarrillos de Tolosa.

¿La bebida? Sidra, claro. Una sidrería que se precie debe tener un lugar un poco apartado del comedor con unas barricas o kupelas de sidra que sacien tu sed de manzana. Esta no tiene por qué ser producida por el propio restaurante, pero normalmente coincide. Las mejores sidrerías tienen su propia sidra, y tiene lógica.

Una vez claro el concepto, vamos a por lo que hemos venido, a por los mejores lugares para degustar este festín gastronómico y etílico tan nuestro. Dentro de esta oferta tan característica son las mejores sidrerías de Euskadi.

Zapiain

No había otro modo de abrir este listado. Había que empezar fuerte y tenía que ser con una de las mejores sidrerías de todas, o con la mejor. Situada en Astigarraga, Zapiain es sinónimo de tradición y calidad, con una relación entre su apellido y la sidra que comienza allá por 1595. Toda esta experiencia y dedicación hacia la manzana y esta clásica gastronomía hacen que Zapiain sea, para la inmensa mayoría, todo un referente.

Es el concepto de sidrería más clásico y purista. Zapiain solo está abierta durante la temporada de txotx, se come de pie en mesas corridas y se come directamente del plato. La zona de las kupelas es punto de reunión, y al grito de ¡txotx! corre la sidra de generaciones de Zapiain. Cabe destacar que el menú es el tradicional mencionado previamente, y para beber solo hay sidra o agua.

Aquí todos los productos son de altísima calidad, pero la tortilla tiene un sitio guardado en el olimpo, es de otro mundo. Su sidra Zapiain es una de las más famosas de todo el mercado, y junto a la chuleta, es también marca de la casa.

Petritegi

Petritegi es una de las sidrerías más antiguas y míticas de la geografía euskalduna, y la encontraremos en Astigarraga. Conocida por todo el mundo, se puede disfrutar de su gastronomía y sidra durante todo el año, y en este caso, sentado en unas banquetas. La afluencia de gente que recibe esta enorme sidrería durante todo el año la convierte, sin lugar a dudas, en una de las más visitadas y conocidas por el público general.

Sus más de 5 generaciones ligadas a la sidra hacen que su bebida a base de manzana sea una de las más famosas, pero por lo que destaca este gigante del mundo de la sidrería es por «Petri disko», su propia discoteca situada al lado del establecimiento. De este modo Petritegi ofrece un espacio en el que seguir la fiesta una vez se termine el espectáculo de la sidra, el bacalao y la txuleta. Es una muy buena opción para ir en grupo si luego se quiere alargar un poco la jornada de sidra en su particular discoteca.

Mina

Otro de los clásicos de las sidrerías Gipuzkoanas es Mina. Perteneciente al municipio de Astigarraga, al igual que muchas de las más clásicas, esta sidrería rezuma tradición en sus mesas altas sin asientos que solo están abiertas durante la temporada de txotx.

El bacalao en salsa de la sidrería Mina es sin duda la especialidad de la casa, un plato que pide por lo menos tres barras de pan, ya que no podrás dejar de untar. Además de esta especialidad, su carne es siempre de muy alta calidad, y además la hacen con maestría. Por todo esto, Mina es siempre una muy buena opción para degustar un menú de sidrería de calidad.

Bereziartua

Esta sidrería situada en Astigarraga cumplió en 2020 los nada desdeñables 150 años de historia. En 1870 comenzó su relación con la restauración y la manzana, un idilio familiar que han manteniendo hasta el día de hoy.

Su sidra es una de las más conocidas, y aunque solamente está abierto durante la temporada de txotx, sus amplias kupelas traspasan barreras (al igual que la mayoría de las mencionadas aquí) y ofrecen la posibilidad de degustar la sidra que hay en ellas gracias a su embotellado.

El menú de Bereziartua tampoco ofrece fantasía alguna, ya que se trata del clásico y tradicional menú en el que destacan el bacalao y la sidra. Bereziartua puede presumir de tener una gran sidra, resultando una muy buena opción si se quiere degustar sidra de calidad en un gran ambiente.

Barkaiztegi

En Barkaiztegi encontramos una tradición familiar de sidra de ocho generaciones, ya que su relación con la manzana se remonta a 1680. De todas formas, el Barkaiztegi que hoy conocemos como sidrería y que podemos encontrar ,[43.29267,-1.9588253]]»]a las afueras de Donostia, nace en 1930.

El restaurante está abierto durante todo el año, aunque su plenitud llega cuando las kupelas permanecen abiertas durante temporada de txotx. En estas fechas ofrece el tradicional menú de sidrería, pero durante el año dispone de una mayor selección de productos, todos ellos de alta calidad.

Barkaiztegi es una muy buena opción si estas en Donosti y quieres comer un menú de sidrería de calidad y relativamente cerca.

Zelaia

Esta sidrería, que se encuentra en Hernani, la cuna de las sidrerías junto con Astigarraga, tiene el privilegio de ser una de las que le disputan a Zapiain situarse en lo más alto de la clasificación. Para gustos los colores, como se suele decir, pero lo que está claro es que estamos ante una de las mejores.

Volvemos a la más clásica de las tradiciones de comer de pie y solo durante la temporada de txotx, con el menú cerrado de toda la vida y con una de las mejores sidras. Es uno de esos lugares en los que, por encima del resto de opciones, destaca la calidad de su carne.

No hay misterio, ofrece mucho nivel y por eso está en las posiciones delanteras del pelotón. Cabe destacar, además, que desde hace poco disponen de un menú vegano para las personas que lo deseen.

Uxarte

¡Por fin una de Bizkaia! Había que poner alguna, sí, pero lo cierto es que Gipuzkoa está uno o dos pasos por delante de Bizkaia en lo que a este tipo de establecimientos se refiere. Sin embargo, en esta sidrería localizada en Amorebieta-Etxano, encontramos lo más parecido al concepto gastronómico tradicional que mencionábamos al comienzo.

Al igual que en el resto, Uxarte ofrece la sidra al txotx directamente de sus kupelas, pero su menú difiere del resto de sidrerías en algunos aspectos. Si bien es más económico, tiene la posibilidad de cambiar la clásica chuleta por el pollo de caserío, o el bacalao por la falda de ternera. Además de esto, también ofrecen cordero asado al horno o algún otro plato del día que dispongan.

Es verdad que cambian algunas cosas, pero la idea, la esencia del lugar y las kupelas mantienen la misma filosofía, por lo que es una buena opción si no se quieren traspasar fronteras y se quiere disfrutar de una sidrería en Bizkaia.

Txirrita

Txirrita está situada en pleno centro de Donostia y a escasos metros de La Concha. Aunque quizás no cumpla con la más estricta tradición de sidrerías, estamos ante la mejor opción dentro de la capital Gipuzkoana. Por lo que si no te quieres mover a Hernani o Astigarraga esta es tu opción.

Dispone del clásico menú con alguna otro añadido como la zurrukutuna en los entrantes o la intxaursaltsa de postre, pero todos los productos son de calidad. Esta moderna sidrería tiene 2 espacios para el txotx, por lo que cumple a la perfección con el concepto y la calidad aunque no tenga la historia y la arraigada cultura de manzana de las demás.

Donosti

En esta selección de sidrerías no podía fallar la sidrería Donosti, que engaña un poco con el nombre y se sitúa en Rentería. En este pequeño establecimiento no encontrarás un espacio amplio de kupelas ni un ambiente como el de Petritegi, por ejemplo, pero tendrás una calidad que suplirá eso con creces.

Todos sus productos son tremendamente buenos, pero es que su tortilla de bacalao es escandalosa. Junto con la de Zapiain son sin duda duda las mejores. El bacalao y la chuleta también son muy buenas, y aunque no tenga ese distintivo de las sidrerías tan marcado como las demás, merece mucho la pena. Este restaurante/sidrería ofrece el tradicional menú durante todo el año, por lo que si estás con mono de comer una muy buena tortilla de bacalao y una txuleta, este es tu lugar.

Rezola

Volvemos a Astigarraga para cerrar este listado con Rezola. Esta tradicional sidrería mantiene sus puertas abiertas durante todo el año, y tanto la oferta gastronómica, como su amplio espacio de kupelas o su localización al lado del centro del pueblo, hacen de esta una buena opción para terminar.

Foto de portada: txindoki / Flickr

Gastronomía