×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía Qué hacer

Bacalao al pil pil: tradición gastronómica nacida de un excedente en Bilbao

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

Bacalao al pil pil: tradición gastronómica nacida de un excedente en Bilbao

Que en Bizkaia nos apasiona el bacalao es innegable, y prueba de ello es que una de las señas de identidad de nuestra gastronomía es el bacalao a la vizcaína. A pesar de ello, la receta con este pescado que más nos representa y que más fama tiene fuera de nuestras fronteras es seguramente el bacalao al pil pil.

Al igual que su salsa, la historia de este plato con nombre onomatopéyico es única. ¿Sabes de donde proviene esta tradicional receta de bacalao? Según parece de un error de pedido realizado en 1836.

Fallo de comunicación

Ese mismo año un comerciante bilbaíno de bacalao llamado Gurtubay envió un telegrama pidiendo 100 o 120 bacaladas de primera calidad, sin embargo entendieron que Gurtubay pedía 1.000.120 bacaladas. Pequeña diferencia.

La guerra carlista había estallado y Bilbao se encontraba setiada, por lo que Gurtubay no tenía modo alguno de deshacerse de dicho excedente. Lejos de suponer un contratiempo, ese problema de comunicación no solo fue la solución a la hambruna vivida en esos tiempos, sino que supuso la creación de este manjar. Ah, y según cuentan Gurtubay se hizo rico, así que lo que en un principio parecía un problema, resultó no ser una bendición.

Bacalao, aceite y ajo

Para crear este manjar se utilizó bacalao y el poco producto del que se disponía, o lo que es lo mismo, aceite y ajo. Así se creó este plato onomatopéyico que hace referencia al borboteo que produce el aceite con la gelatina del pescado cuando se ligan.

Pocos ingredientes, por lo que será fácil. Error, este plato tan nuestro que se presupone sencillo se le resiste a mucha gente. Al igual que con todo, el dominio de este plato llega con la práctica, y para ello te dejamos aquí 2 vídeos con recetas de bacalao al pil pil.

El primero se realiza de un modo rápido y  sencillo, mientras que el segundo sigue los pasos tradicionales y requiere de más tiempo y dedicación. Tú verás, pero lo que está claro es que ya no hay excusas para no preparar este plato, así que al lío. ¡On egin! ¡Buen provecho!

Modo sencillo
Modo tradicional

Foto de portada: www.bilbokokonpartsak.eus