×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Naturaleza & Bienestar

Los 50 destinos turísticos nacionales más espectaculares

En esta lista hay destinos tradicionales, grandes ciudades y rincones remotos de los que quizás nunca has oído hablar.

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

Los 50 destinos turísticos nacionales más espectaculares

Hace unas semanas preguntábamos a nuestros seguidores de Instagram por su destino turístico para este verano. La pregunta tenía truco y el truco es que era una excusa para hacer este artículo y averiguar así cuáles son los mejores destinos turísticos para un verano tan atípico en el que ir al extranjero suena lejano. La intención, claro, era averiguar los pueblos, las ciudades, las comunidades, las aldeas, las playas o los bosques en los que os vais a perder durante este verano.

En esta lista hay destinos tradicionales, grandes ciudades y rincones remotos de los que quizás nunca has oído hablar. Porque, sí, será complicado hacer turismo en el extranjero, pero en un país que tiene en el turismo su principal fuente de ingresos (14,6% del PIB) habrá destinos interesantes, ¿no? Sí, y estos son los 50 mejores destinos turísticos nacionales.

1. Isla de Tabarca (Alicante)

En 1986 la Isla de Tabarca fue reconocida como la primera reserva marina de España y declarada como Conjunto Histórico-Artístico en 1964. Es la isla más grande de la Comunidad Valenciana y la única habitada. Sus calas, acantilados y rincones secretos hacen de ella la joya del Mediterráneo.

2. Vall d’Aran (Lleida)

Esta comarca del pirineo catalán, en la provincia de Lleida, destaca por su espectacularidad paisajística. Atrae turistas durante todo el año, especialmente durante la temporada de invierno para esquiar, pero es también una referencia imprescindible si buscas turismo de montaña, naturaleza y con una temperatura agradable.

3. Formentera (Baleares)

Playas íntimas, de agua cristalina, dunas y pinares. Así es el principal atractivo turístico de esta isla de Baleares, una de las más pequeñas del archipiélago. Puedes visitarla durante el día con un ferry desde Ibiza o pasar una corta estancia sin demasiada gente a tu alrededor.

4. Rías Baixas (Galicia)

Las Rías Baixas son un espectáculo lleno de naturaleza, con islas paradisíacas como las Cíes u Ons, acantilados y turismo vinícola. No tienes excusa para no descubrir la mejor costa de Galicia.

5. La Graciosa (Las Palmas)

Es la isla más desconocida de las islas canarias. Llena de serenidad, con carreteras sin asfaltar y dentro de la Reserva Marina del Archipiélago Chinijo, la mayor de Europa.

6. San Sebastián (Euskadi)

Un clásico del verano vasco. Euskadi no se entiende sin San Sebastián, su playa de La Concha o el Monte Urgull. Si vienes cerca del 15 de agosto, podrás disfrutar de la Semana Grande de Donosti. Aunque si no, siempre estás a tiempo de irte de ruta de pintxos.

7. Cabo de Gata (Almería)

El Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar alberga playas de arena virgen como la de Los Genoveses, Mónsul o Los Muertos. También, pueblos típicos del Mediterráneo, con esa cal blanca característica, como Carboneras o las Negras.

8. Cádiz (Andalucía)

Considerada como una de las mejores ciudades de España para vivir, ofrece al visitante mucho más que turismo. Cádiz bebe de la oferta cultural, su gente, su gastronomía y sus fiestas (eternos carnavales de Cádiz). No hay nada como perderse por las calles de La Viña, ver el atardecer en la playa de La Caleta o degustar sus famosas tortillitas de camarones.

9. Lagos de Covadonga (Asturias)

Si bien merece la pena visitar esta joya en cualquier época del año, en verano disfrutarás de su mejor momento. Los Lagos de Covadonga parecen sacados de una producción cinematográfica y no es para menos: es uno de los rincones más espectaculares del país. Los lagos Enol, Ercina y Bricial estarán en su máximo esplendor gracias al deshielo y además es una excelente ubicación para visitar pueblos colindantes o hacer rutas alternativas.

10. Ribadeo (Galicia)

A orillas del Cantábrico, a esta localidad le sobran atractivos. Desde su exquisita oferta gastronómica, la Isla Pancha, el mirador de Santa Cruz, el Castillo de San Damián hasta la joya de la corona: la playa de las Catedrales. Este capricho de la naturaleza de lo más gaudiano nace de las formaciones rocosas que configuran arcos y torres colosales.

11. Mallorca (Baleares)

La más grande de las islas del archipiélago balear es un auténtico paraíso. Mallorca demuestra que no hace falta volar al Caribe para encontrar una buena dosis de paz, arena blanca y aguas cristalinas. Además, siempre puedes disfrutar de las virtudes de la noche mallorquina cuando el sol te quede grande.

12. Conil (Cádiz)

Sin duda, estamos hablando de uno de los pueblos blancos más bonitos que salpican la costa gaditana. Las pintorescas calles de Conil así como su vida nocturna lo ha convertido en un destino perfecto veranear.

13. Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Frente al Parque nacional de Doñana, Sanlúcar de Barrameda es conocido por las carreras de caballos en la playa, el flamenco, la manzanilla y sus genuinos langostinos. La diversidad de ecosistemas, fauna, historia y gastronomía son razones más que suficientes para conocer este municipio gaditano.

14. Nerja (Málaga)

El balcón de Europa, como popularmente se conoce esta localidad malagueña por las espectaculares vistas del mirador, posee un casco histórico encantador y unas playas de película.

15. Cuenca (Castilla-La Mancha)

Es toda una lección de historia en vivo: sus calles son vestigios de la época árabe y de nuestro pasado medieval. Las famosas “casas colgadas” causan tanto vértigo como fascinación, y la ciudad encantada es un paraje que realmente parece sacado de un cuento.

16. Lanzarote (Canarias)

Un paraje volcánico que aúna desierto, extensas playas, cavernas misteriosas y pueblos minúsculos teñidos de blanco. Allí donde alcanza la vista está el Atlántico, y da igual cuándo visites a la isla, porque el clima es paradisiaco prácticamente todos los días del año.

17. Sevilla (Andalucía)

Hasta la última callejuela de la capital andaluza está llena de belleza. La Giralda, el Real Alcázar y la Plaza de España se quedan grabados en la retina, y en los tablaos de la ciudad suena el flamenco más auténtico. Un paseo por Triana siempre es una buena idea.

18. Santander (Cantabria)

El verde lo invade todo en este territorio colindante con el fiero mar cantábrico. Pero el paisaje natural no es su único atractivo: localidades como Santander, Comillas o Santillana del Mar son maravillas urbanísticas que todo el mundo disfruta. ¿Y quién le dice que no a un sobao pasiego?

19. Málaga (Andalucía)

El encanto de Málaga está repartido entre sus lugares más icónicos: la Alcazaba, el Teatro Romano, el Castillo de Gibralfaro, la Catedral… Es imprescindible visitar los hermosos pueblos de la zona, como Ronda, Mijas o Nerja.

20. Mérida (Extremadura)

El tesoro extremeño es algo más que su teatro romano. Un lugar que, por cierto, siempre hay que visitar.

21. Mojácar (Almería)

Una postal de playas fantásticas y pueblos donde palpita la historia, como el incomparable Mojácar. No puedes perderte la Alpujarra ni la Geoda gigante de Pulpí. Las generosas tapas en los bares harán que consideres quedarte a vivir en Almería.

22. Benidorm (Alicante)

Es la meca del turismo nacional y lo es por muchas cosas: buen ambiente, clima estable y buena gastronomía (en general, la zona de los vascos y en concreto, La Cava Aragonesa) son algunos de los elementos que convirtieron a Benidorm en el modelo turístico imperante hace casi 70 años.

23. Granada (Andalucía)

Pocos sitios te ofrecen tanto por tan poco. En dos sentidos: el gastronómico y el cultural. Multitud de atracciones turístico-culturales concentradas en una de las ciudades más especiales de España.

24. Córdoba (Andalucía)

Si bien es cierto que puede que julio y agosto no sean los meses más apropiados para visitarla, Córdoba, su amabilidad, su mezquita y su rabo de toro, bien justifican pasar calor durante unos días.

25. León (Castilla y León)

Sobre unas termas romanas se erige una de las catedrales góticas más importantes de España: la de León. Tapas a precios irrisorios y el entorno paisajístico de Las Médulas verdaderamente cerca. León es siempre una buena opción.

26. Toledo (Castilla-La Mancha)

¿Cómo no iba a estar en esta lista una de las ciudades que ha sido capital de España? Toledo, sus museos, su alcázar, su catedral o su monasterio son algunas de esas cosas que hay que visitar antes de morir.

27. La Vera (Cáceres)

Otra vez el argumento de autoridad: Carlos I, quien fuera el hombre más poderoso de Occidente, escogió esta comarca para retirarse del mundo. El entorno natural de la Garganta de Alardos o El Puente de Alardos son visita obligatoria.

28. Sierra de Cazorla (Jaén)

A la pregunta de “¿qué ver en Cazorla?” Se puede responder con otra pregunta: “¿qué no ver?”. Todo lo que alcanza a la vista en esta comarca (desde el parque natural hasta las ruinas de Santa María) es digno de ser visitado.

29. Costa Brava (Cataluña)

La belleza de sus playas y sus entornos naturales hacen a la Costa Brava una de las joyas de Europa. ¿Quién querría volar hasta el Caribe teniendo semejantes playas y semejantes chiringuitos?

30. Écija (Sevilla)

Crédito editorial: Dolores Giraldez Alonso / Shutterstock.com

No lo vamos a negar, Écija no es precisamente ningún oasis en verano, pero la belleza de sus callejas estrechas y a la sombra y la magia de un ciudad que en verano vive de noche es innegable. Imprescindible visitar la Parroquia de SantaMaría o el Palacio de los Marqueses.

31. Tenerife (Canarias)

El encanto de esta isla volcánica es innegable. Como cualquier archipiélago, Las Canarias han desarrollado unas peculiaridades propias y es menester que las descubras. Postales de película y gastronomía soberbia.

32. Tarifa (Cádiz)

Tarifa rebosa encanto por muchos motivos. Bastarían sus amplias playas como la de los Lances o Bolonia para practicar deportes acuáticos si solpla buen viento de Levante.

33. Sierra de Gredos (Extremadura)

Un paraíso excepcional en mitad de la montaña entre Cáceres y Ávila, principalmente, aunque también abarca parte de Salamanca, Madrid y Toledo. Abundan sus pozas translúcidas en las que bañarse y tumbarse a la sombra te parecerá un regalo.

34. San Juan de Gaztelugatxe (Euskadi)

La orografía de esta zona del norte de la península la dotó de un habla excepcional en lo lingüístico y de una cultura única. Sus tabernas y su gastronomía te enamorarán. También quizá sea el mejor momento del año para visitar un lugar generalmente frío y algo gris. Este escenario de Juego de Tronos es un must.

35. Manga del Mar Menor (Murcia)

La Manga es uno de esos sitios en los que el Mediterráneo hace de las suyas y crea parajes increíbles. Allí encontrarás calas aisladas, casi privadas, en las que disfrutar sin un ruido.

36. Menorca (Islas Baleares)

Una gozada de isla. Alquila un coche o una moto y recórrela todo lo que puedas. Da igual si quieres fiesta o solo encontrar la mejor cala o el pueblo más tranquilo para relajarte. Menorca te lo da todo en su justa medida.

37. Nacedero del río Urederra (Navarra)

En el Parque Natural de Urbasa y Andía se encuentra el nacedero del río Urederra (agua hermosa en euskera). En este lugar de ensueño encontrarás naturaleza, cascadas y pozas con colores tan intensos que parecerán sacados de Photoshop. Es necesario un permiso especial que hay que pedir previamente aquí para acceder, por lo que antes de adentrarte en el viaje más vale que le eches un ojo.

38. Cangas de Onís / Picos de Europa (Asturias/Cantabria)

Si quieres alejarte de la ciudad y adentrarte en la naturaleza este es tu destino. Repartido entre Asturias, Cantabria y león, un viaje a los Picos de Europa te abrirá de lleno los pulmones. Si decides visitar este parque nacional no puedes irte sin asomarte por los Lagos de Covadonga o por pueblos como Cangas de Onís y Potes.

39. Santillana del Mar (Cantabria)

Ni es santa, ni es llana, ni tiene mar, pero Santillana del Mar es uno de esos lugares que debes visitar. Es uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, y la visita al Museo de Altamira es obligada. Es una réplica de las originales cuevas, pero al estar estas cerradas, es lo más cerca que estaremos de visitar este Patrimonio de la Humanidad.

40. Islas cíes (Galicia)

Estas islas se encuentran a 14km de Vigo, y son un lugar de lo más paradisíaco. Allí encontrarás naturaleza, playas espectaculares (The Guardian llegó a calificar a la playa de Rodas como la más bonita del mundo) y mucha paz. Para visitarlas es necesario conseguir un permiso, por lo que antes de reservar alojamiento y ponerte en camino consíguelo aquí.

41. Parque Natural de las Bardenas Reales (Navarra)

Una de las visitas más sorprendentes que puedes realizar tiene como destino Navarra, y más concretamente las Bardenas Reales. Por su desértico paisaje pensarás que estás de viaje en plena Arizona, pero la realidad es que este espectacular paraje está cerca del pueblo navarro de Tudela.

42. Hondarribia (Gipuzkoa)

Si hablamos de Gipuzkoa lo normal es que pensemos en San Sebastián, pero el pueblo pesquero de Hondarribia es una visita obligada. Ha sido seleccionado durante varios años entre los pueblos más bonitos de España, y desde aquí lo apoyamos. Montaña, playa, preciosas casitas de colores y una gastronomía de calidad hacen de este lugar un sitio mágico.

43. Llanes y Ribadesella (Asturias)

Estos 2 pueblos costeros reflejan a la perfección el encanto de Asturias. Disfrutar de los cubos de Ibarrola en pleno puerto de Llanes, o dar un paseo por el centro de Ribadesella y disfrutar de unas vistas únicas desde la Ermita de la Guía son dos de sus imperdibles. Su gastronomía, al igual que en el resto de Asturias, será todo un placer para tus papilas gustativas.

44. Cudillero (Asturias)

Este municipio situado en la costa Asturiana está siempre en el listado de los pueblos más bonitos de España. Sus casitas de colores encajadas en una montaña y su aroma a tradición marina hacen de este sitio algo único.

45. A Coruña (Galicia)

Nos vamos a Galicia y concretamente a la segunda ciudad más poblada de esta comunidad autónoma, La Coruña. En esta ciudad portuaria encontramos la Torre de Hércules, el único faro romano del mundo y el más antiguo en funcionamiento. Toda la zona que rodea al faro, con la Rosa dos Ventos y el parque escultórico son, sin duda, dignas de visita.

46. Buitrago de Lozoya (Madrid)

Es un pueblo medieval al más puro estilo Señor de los Anillos. Está rodeado por una muralla y los atardeceres desde su Castillo son preciosos. Y si os gustan los misterios, se rumorea que hay una casa encantada.

47. Culla (Castellón)

ura naturaleza o historia impregnada entre las calles. Es lo que emana Culla, un tesoro de la provincia de Castellón cuyo casco antiguo le ha valido una entrada en la lista de la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España.

De hecho, su casco antiguo es conocido por haber sido declarado Bien de Interés Cultural en 2004. Para descubrirlo, puedes disfrutar de ‘La Ruta Templaria de Culla’, una visita guiada para descubrir la historia de las culturas anteriores que habitaron esta localidad.

48. Rupit i Pruït (Barcelona)

El pueblo -que antes de 1977 (fecha en la que Rupit y Pruït se unieron) eran los pueblos- está escondido entre ríos y rocas de montaña. Tanto es así que no falta quien dice que lo mejor de venir aquí no es el pueblo en sí, sino que lo mejor son las excursiones: las rutas para senderistas.

49. Tavertet (Barcelona)

Un escenario por el que, muy plausiblemente, podrían haber correteado Sam, Frodo, Aragorn y compañía. Tavertet es una auténtica locura, tanto que todo en sí mismos fue declarado Bien de Interés Cultural: las casas que integran el pueblo fueron construidas entre los siglos XVII y el XIX. Adolecido por el éxodo rural, Tavertet es una opción maravillosa.

50. Bocairent (Valencia)

Una maravilla rural en Valencia. Así podemos definir este pueblo valenciano, que figura en la lista de 7 maravillas de España. Si vas, no dudes en visitar les Covetes del Moros y el centro histórico de la localidad.