×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura Noticias Qué hacer

25 curiosidades de Bilbao que (quizás) no conocías

Curiosidades que aúnan historia, datos, comida y, como no, el Athletic .

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

25 curiosidades de Bilbao que (quizás) no conocías

Como capital del mundo que es, Bilbao deberá tener miles de curiosidades, ¿no? Pues claro que sí. Bilbainadas a un lado, la realidad es que la Villa tiene muchas singularidades e historias que la hacen única. Algunas son conocidas para mucha gente, pero otras no lo son tanto.

Si decimos que a Bilbao se le conoce como el «botxo» o «botxito» puede que no descubramos nada. Sin embargo, quizás no sea tan conocido para el público que este apelativo ya lo utilizaba Unamuno en 1891, cuando en un artículo para el periódico El Nervión denominaba a Bilbao como «el bocho».

Esta pequeña píldora informativa no es más que un ejemplo del sinfín de información y datos que podemos encontrar acerca de la Villa, pero en esta ocasión nos centraremos en nombrar 25 curiosidades que (quizás) no conocías de Bilbao.

1- La casa más antigua

La casa más antigua de Bilbao data del siglo XIV. Haciendo esquina entre las calles Jardines y Bidebarrieta encontramos una llamativa casa de color rosa, y esta es precisamente, la que se conoce como la más antigua.

2- La calle más antigua

La calle más antigua de Bilbao no está lejos de la mencionada casa, y es que además de tener el honor de ser una de los lugares estrella para potear, Somera también es reconocida como la calle más antigua de Bilbao.

3- El «Mozart Español» nació en el Casco Viejo

En el número 12 de esta misma calle nació el 27 de enero de 1806 el famoso compositor Juan Crisóstomo Arriaga. El denominado «Mozart Español» está muy presente hoy en día, no en vano su apellido da nombre al teatro más famoso de Bilbao.

4- Las 7 calles no, las 3 calles

Junto a Somera, antes solo encontrábamos 2 calles más formando el Casco Viejo: Artecalle y Tenderia. Hoy en día, como bien es sabido, son 7 las que lo forman.

5- Bilbao amurallada

La antigua ciudad de Bilbao tenía una muralla que la protegía, pero lo que antes era la ciudad entera hoy son las 7 calles, por lo que tampoco era la Gran Muralla China.

6- La calle más oscura

El honor de ser la calle más oscura de todo Bilbao recae en la calle Ronda, la misma en la que nació el famoso escritor Miguel de Unamuno.

7- Restos en la calle más oscura

De la antigua muralla que se tiró en el siglo XV todavía hoy se conservan restos en la calle Ronda, la cual recibe su nombre por los turnos de vigilancia que realizaban los soldados alrededor de la misma.

8- La pelota y el frontón, desde siempre

Tras derribar dicha muralla, la población bilbaína aprovechó para jugar a pelota con los restos que quedaron. Las horas invertidas fueron tantas que la calle cogió ese nombre, la Calle de la Pelota.

9- Mirada al suelo

En pleno Casco Viejo, al lado de la hucha de los txikiteros, encontramos una estrella en el suelo. Se trata, actualmente, del único punto del Casco Viejo desde el que se puede ver la Basílica de Nuestra Señora de Begoña.

10- ¿La fuente del perro? ¿Por qué?

Al lado encontramos otro de los símbolos del Casco Viejo, la denominada «fuente del perro». Se dice que la razón por la que se le llama así es porque la población bilbaína no había visto nunca un león, y por lo tanto, la llamaron así por falta de conocimiento. Sin embargo, esta fuente que muestra 3 leones tiene otra leyenda que explica el porqué de su nombre. Aquí tienes ambas, ¿con cuál te quedas?

11- El nombre de la calle no engaña

La calle Carnicería Vieja debe su nombre al hecho de que antiguamente daba cobijo al matadero de la ciudad. Debido a los olores y las consiguientes quejas vecinales, el matadero se traslado a las afueras, pero el nombre se quedó en referencia a ello.

12- La baldosa de Bilbao, seña de identidad

Una de las señas de la Villa son sus peculiares baldosas, las cuales fueron creadas entre la década de los 40 y los 50 para resistir a las lluvias y que la población bilbaína no se resbalara.

13- Y como no, el Guggenheim

Otra de las señas de identidad de la Villa es, por supuesto, el Guggenheim. El museo diseñado por Frank Gehry está compuesto por 33.000 planchas de titano, y a este lo custodian 38.000 flores. En efecto, nuestro querido Puppy.

14-  Kilómetros de ría

La famosa Ría de Bilbao pertenece al último tramo del río Nervión, la cual tiene una longitud de aproximadamente 14 kilómetros que la llevan desde la Peña hasta el mar Cantábrico.

15- Venecia estuvo en la Plaza Nueva

La Plaza Nueva fue la Venecia euskalduna, al menos por un breve espacio de tiempo. Debido a la visita del rey Amadeo de Saboya, y con la intención de que este se sintiese como en Venecia, se cerró y llenó de agua la Plaza Nueva. De hecho hay una obra de Manuel Losada que ilustra esta peculiar reconversión de esta mítica plaza.

16- ¿Ingenio para el nombre? No mucho

La Plaza Nueva debe su nombre al ingenio y originalidad de la población bilbaína. En la época había 2 plazas, una era la Plaza Vieja y la otra… en efecto, la nueva.

17- La mejor ciudad debe tener…

Otro honor mundial que tuvo Bilbao fue el de tener al mejor alcalde, y no, no es ninguna bilbainada. En el año 2012 Iñaki Azkuna fue galardonado como el mejor alcalde del mundo, claro que sí.

18- Siempre nos ha gustado comer

En el año 1953 existía un Club de Gordos de Bilbao. Para ser miembro de este prestigioso club había que pesar mínimo 100 kilos, y si querías ser «Socio de Honor» el peso tenía que ser superior a los 120 kilos. La sede estaba en el Restaurante Nicolás, local que aún a día de hoy se puede encontrar en la Calle Ledesma.

19- El grillo de Bilbao

En Bilbao tenemos un singular pintxo inventado en los años 20 llamado «grillo» y que está hecho de patata, lechuga, cebolla, sal y aceite. Se dice que el nombre de este simple pero apetitoso bocado proviene de sus productos, ya que estos son comida de grillo. Otra corriente, sin embargo, le atribuye el origen del nombre al sonido que hace este pintxo al ser masticado, que al parecer recuerda a un grillo. Sí, estamos ante otro misterio sin resolver.

20- Ciudad de Record Guinness, y varios

Bilbao tiene en su haber varios Record Guinness, como no. Alguno lo conocerás seguro, como el de tener el mayor mural pintado por un mismo artista, pero otros seguramente no. ¿Sabías que el bilbaíno David Calvo tenía 4 Record Guinness? ¿O que el Mercado de la Ribera atesora otro? Mira este listado y descubre todos estos récords y más.

21- La Catedral

Además de esto, Bilbao tiene el honor de tener la instalación deportiva con mejor diseño del mundo. Esto no solo se dice en Bilbao, sino que es una realidad y una condecoración que se le otorgó en los prestigiosos «World Design Awards 2020».

22- La otra Catedral

Que en Bilbao hay toda una devoción por el Athletic es evidente, y el claro ejemplo de ello lo encontramos en la Catedral de Santiago que se sitúa en pleno Casco Viejo. En las obras de restauración que se hicieron en él se encontró un escudo del Athletic en una de las 12 columnas que lo sostienen. ¡Aupa Athletic!

23- Pastel ruso, de Bilbao

Al igual que en el caso de la ensaladilla, el pastel ruso tampoco proviene del país presidido por Putin. El pastel ruso es uno de esos dulces que solo encontrarás en Bilbao y que tiene una curiosa historia detrás. Este fue un regalo que le hizo Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, al zar de Rusia. De ahí que su nombre sea ese y que el mejor pastel ruso esté en Bilbao, todo cobra sentido.

24- Una leyenda con mucho amor

El Puente de la Merced guarda una de esas leyendas que se cuentan en todo tour turístico y que son, a decir verdad, de cuestionada veracidad. Al cruzarlo seguro que te has encontrado con unos seres alados, ¿no? Pues la leyenda cuenta que si estos seres rozaban o tocaban a una persona que iba sola, esta tendría fortuna tanto en el amor como en otras facetas de la vida. Hoy en día esta leyenda se conserva, por lo que si ves a alguien tocando estos entes con alas ya sabes por qué es.

25- La antesala del infierno estaba en Bilbao

En la década de 1880 Bilbao tuvo un Club en el Arenal que según los curas de la época era la «antesala del infierno». Aunque oficialmente se llamaba El Escritorio, este era más conocido como Kurding Club, nombre que se le dio debido a las kurdas o borracheras que asiduamente se agarraba en él la juventud burguesa de Bilbao.

 

Foto de portada: www.shutterstock.com