×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

¿Sabías que en el Titanic se encontró una caja de caramelos de Bilbao?

Era de la famosa Pastelería Arrese, y se hundió junto al transatlántico ese fatídico 14 de abril de 1912

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

¿Sabías que en el Titanic se encontró una caja de caramelos de Bilbao?

Han pasado ya 109 años desde que ocurriese uno de los accidentes marítimos más sonados de la historia, el del Titanic. La noche del 14 de abril de 1912, y durante su viaje inaugural a Nueva York, el transatlántico chocó con un iceberg en un trágico accidente que propició su hundimiento al fondo mar. Hasta aquí nada nuevo, pero, ¿sabías que junto a él también se hundió un pequeño trozo de Bilbao?

Aunque en su interior no viajaba, por suerte, ninguna persona de origen vasco, si lo hicieron unos caramelos de tofe de Arrese, una pastelería que aún a día de hoy forma parte de la Villa. 

Tal y como cuentan desde la propia pastelería, una mañana entró una señora de la familia Martiartu a comprar una caja de los famosos caramelos de tofe de la tienda de Arrese, situada en la calle Bidebarrieta 8. Su destino final, sin embargo, estaba en una pareja amiga de la familia que se dirigía a Nueva York de luna de miel. El medio de transporte para ese viaje transatlántico no sería otro que un barco llamado Titanic.

Un trágico desenlace

 

Víctor Peñasco y Castellana y María Josefa Pérez de Soto son los siguientes protagonistas de la historia, los jóvenes de alta sociedad madrileña a los que la familia Martiartu envió estos famosos caramelos.

La pareja recibió en París el envío de origen bilbaíno, pero fue en el puerto de Cherburgo donde, junto a su doncella, subieron al Titanic destino a Nueva York. El desenlace de la historia es, por desgracia, trágico y consabido.

Tras el accidente marítimo, tanto María Josefa como la doncella que viajaba con la pareja consiguieron salvarse en uno de los botes reservados para mujeres e hijxs. Víctor, por desgracia, sufrió la misma fortuna que el transatlántico y se hundió junto a los famosos caramelos de Arrese.

Foto de portada: www.shutterstock.com