×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura Naturaleza & Bienestar Qué hacer

Funicular de Artxanda: historia viva de Bilbao

Bilbao Secreto Bilbao Secreto

Funicular de Artxanda: historia viva de Bilbao

El funicular de Artxanda es otro de los clásico de Bilbao, un must do de toda guía de «¿qué hacer en 48 horas en Bilbao? «. Al final, como ocurre a veces con estas atracciones o lugares culturales y de ocio, resulta un lugar más del turista que de la persona autóctona de Bilbao. ¿Por qué? Sinceramente, ni idea, pero  es un lugar para visitar independientemente de si eres de Bilbao o del sur de Macedonia.

Si estás en Bilbao de paso tienes que subirte al Funicular de Artxanda, y si eres de Bilbao y no lo has hecho aún, con más razón todavía. No se trata de subir para apreciar lo bonita que es Bilbao y de sacar una foto, que también, sino de adentrarte en la historia de Bilbao mediante este centenario Funicular.

Historia

Foto: www. Bilbao.eus (Joseba Barrio Ezkerra)

Hay que remontarse al 7 de octubre de 1915 para hablar del primer viaje de este funicular con 105 años de historia. Ese día se habría la historia de este ya clásico funicular, siendo el entonces alcalde de la Villa Benito Marco Gardoqui el primero en realizar dicho trayecto.

¿Pero por qué se construye este funicular? ¿Qué tipo de necesidad había? A finales del siglo XIX y principios del XX, muchos eran los bilbaínos que iban al monte Artxanda a divertirse, ya que había un casino en el mismo. A principios de siglo se valoró la posibilidad de crear un funicular para conectar el centro de la Villa con el monte Artxanda, pero el proyecto no llegó buen puerto por la falta de financiación.

No fue hasta 1915, cuando la Dirección de Obras Públicas aprobaba un proyecto de Don Evaristo San Martín y Garaz. Es entonces cuando se le da el visto bueno a la construcción del funicular y se crea la Sociedad Funicular de Artxanda. El proyecto seguiría los pasos del ya existente funicular del monte Igueldo, en Donosti. Si en la capital guipuzcoana había uno…

Debido a los bombardeos de la Guerra Civil el funicular paró sus servicios, pero en 1938 volvío a funcionar hasta que por culpa de un accidente ocurrido 1976, estuvo 7 años parado. En 1983 se reconstruyen tanto las instalaciones como los vagones, y tras una parada momentanea debido a una inundación, se pone en funcionamiento hasta el día de hoy. En la actualidad la mencionada Sociedad Funicular de Artxanda sigue existiendo, pero es propiedad del Ayuntamiento de Bilbao.

¿Una vez arriba, qué?

Foto: @doerthew

Has montado en el funicular y ya estás arriba, ¿ahora qué? Lo imprescindible es acercarse al mirador y disfrutar de Bilbao desde las alturas. Desde Artxanda tendrás, si el día acompaña, una panorámica única de Bilbao, del Valle del Txorierri e incluso del mar. Solo por esto merece la pena subir, pero además de un lugar perfecto para la tan deseada foto de Instagram, hay más.

Una vez hecha la foto de rigor, es momento de pasear por el monte, tomar algo en los bares y restaurantes de la zona o ver el antiguo engranaje del funicular en el que has subido. Puedes también simplemente descansar y alejarte de la ciudad en un lugar que está muy cerca, pero el cual te transporta lejos.

Información de interés y curiosidades

  • Donde coger el funicular: Está situado en la Plaza del Funicular, muy cerca del Museo Guggenheim Bilbao y del paseo Campo Volantín. Aquí tienes la localización en Google Maps 
  • Horario: El Funicular de Artxanda funciona todos los días laborables del año, con un horario que va desde las 7:15 hasta las 22:00, pero en verano se amplía. Desde el 2 de junio hasta el 30 de septiembre el horario es de 7:15 a 22:00 de lunes a jueves, mientras que los viernes, sábados y vísperas de festivos cierra una hora más tarde, a las 23:00. Además, los domingos y festivos de estas fechas el Funicular funciona de 8:15 a 22:00.
  • Precio: El precio del trayecto variará dependiendo del tipo de billete que se compre. En caso de comprar billetes ocasionales (sin tarjeta BARIK), su precio será de 2,50€ para el billete de ida y 4,30€ para el de ida y vuelta. En caso de viajar con niñxs de entre 6-10 años o colectivos escolares, el precio será de 0,32€, y gratuito en caso de ser menores de 6 años o tratarse de una persona en silla de ruedas o invidente. Cabe destacar también que se puede utilizar la tarjeta BARIK y aprovecharse de sus descuentos.
  •  Trayecto: Es un trayecto de 770 metros con una duración total de 3 minutos que el funicular realiza cada 15 minutos. De todas formas, y debido a motivos de acumulación de gente, pueden realizarse más a menudo también.
  • Pendiente máxima: El funicular alcanza una pendiente máxima del 43% en una parte del trayecto.
  • Dog friendly: Los perros pueden montarse en el funicular, pero siempre que lleven bozal y correa.
  • Transporte público más antiguo: El Funicular de Artxanda tiene el privilegio de ser el transporte público más antiguo de la ciudad.
  • Colores a la inversa: Si hemos comentado que el funicular de Artxanda siguió los pasos del de Igueldo, podríamos decir que sus colores estaban del revés. El de Igueldo era rojo y blanco, mientras que el de Artxanda era azul y blanco. Hoy en día, sin embargo, la lógica manda y los colores del de Artxanda son el más característico rojo y blanco. Curiosidades de una bonita rivalidad.   
  • Carrera por las vías del funicular: Se ha realizado en 2 ocasiones (2006 y 2019) la denominada «Ascensión por el Funicular de Artxanda». Una carrera para atletas federados que se realiza por las mismas vías por las que circula el funicular.

 

Foto de portada: www.bilbao.eus (Joseba Barrio Ezkerra)